Carta a una futura estudiante de Letras (2004)

estudiante letras

Las letras pueden ser altas, bajas, coquetas, humildes, efusivas, timoratas, simples o violentas; podríamos decir que las Letras se asemejan mucho a las mujeres. Y digo mujer porque hablamos de Literatura, algo esencialmente fino, delicado, primoroso, acaso femenino.
Las Letras no se estudian con lupas: no sirven las recetas detectivescas tipo Edgar A. Poe, generalmente, dicen, hay que seguirle el rastro por su perfume. Hay aquellas que usan olores punzantes tipo la C de crimen o las de tonos primaverales como la P de pubis.
Las Letras no se estudian solamente en los libros: existió un señor, Horacio Quiroga, que salió a buscarlas por la selva misionera con redes para atrapar mariposas y otro escritor, de apellido Lugones, que generalmente le apuntaba con escopetas de doble caño, en los suburbios porteños. Lugones era un tipo obsesivo pero logró sojuzgar varios centenares de letras para entenderlas y escribirlas en libros prodigiosos.
Las Letras no se estudian porque sí: siempre hay un por qué clandestino; la búsqueda de un relato de la infancia, la necesidad de una historia que nos sustente, el requerimiento de un texto para lograr el Amor imposible, en fin, dicen que la esencia de la búsqueda se va haciendo nítida en el andar.
Las Letras a veces confunden: decimos Gracias y es Vanidad, decimos Amor y es Ardor, decimos Historia y es Chisme, decimos Valentía y es Arrebato. La Letras suenan en (y con) su contexto.
Las Letras se estudian con pasión: hay que despojarse de todo hasta de uno mismo. Desvestirse, relajarse, acomodarse, oler los flujos, tomar las redes, buscar las mejores uvas y dejarse llevar por el estudio casi intuitivo -laberíntico- de la Literatura.
Las Letras se disfrutan: como un amanecer. Como la risa o el grito. Como el canto del pájaro o el sonido de la lluvia. Como la yerba o el vino bueno.
Finalmente, las Letras no se estudian: las letras se arman, se aman, se tensan, se dejan leer, se escurren, se ríen de aquellos que seriamente quieren aprenderlas. Sí, porque en realidad son Ellas las que nos terminan poseyendo.

Anúncios

8 comentários em “Carta a una futura estudiante de Letras (2004)

  1. Marcelo, gracias por tus palabras y tu visita me han llenado de alegría gracias.

    me ha encantado leer tu escrito, las letras se man, se escurren, se ríen, enamoran, tienen via propia.

    te llevo conmigo 😉 vuelve cuando quieras, te espero,… y esero que no te salves de mis letras.

    muchos besos!
    feliz domingo

    Curtir

  2. A las letras “hay que seguirle el rastro por su perfume” muy cierto…muchas veces su esencia deja una huella imborrable que te permite evocar, imaginar y crear.

    Sigamos disfrutándolas…sobretodo en espacios como éste.
    Saludos y gracias por tu comentario.

    Gabriela

    Curtir

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s